Experiencia crudivegana de Estefanía Martel: la candidiasis se cura

Hoy, además de agradecer a Estefanía que haya compartido su testimonio sobre cómo curar las cándidas con una alimentación crudivegana, la deseo un día muy feliz en su cumpleaños. Me consta que lo está celebrando como se merece, con una deliciosa tarta crudivegana. ¡Muchísimas felicidades! 

Me llamo Estefanía Martel, tengo 27 años, y por estas fechas se cumple justo un año desde que, gracias a la ayuda de varias personas que me lo dejaron entrever, descubrí que el origen (uno de ellos, al menos) de todos mis problemas de salud era una candidiasis de origen intestinal que, tras cronificarse y extenderse por todo el cuerpo, se había convertido en sistémica.

Hasta llegar ese momento, mi peregrinaje por muchos médicos tan sólo había concluido en medicación y más medicación para tratar localmente los síntomas, pero estos reaparecían cada vez con más frecuencia.

curar candidiasis

Síntomas de la candidiasis presentes desde la infancia-adolescencia

–          Infecciones vaginales. Flujo espeso y maloliente, picor, dolor, sequedad y hasta sangrado al mantener relaciones sexuales.

–          Piel extremadamente seca, incluida la de los labios y el cuero cabelludo.

–          Hinchazón abdominal, vientre muy duro, gases, punzadas de dolor, estreñimiento alternado con diarreas.

–          Náuseas, vómitos.

–          Llagas de pus en boca y garganta.

–          Bronquitis, sinusitis y faringitis crónicas. Alergias. Tos y mucosidad abundante y constante.

–          Cefaleas tensionales.

–          Depresión, altibajos emocionales, cambios de humor. Ideas suicidas.

–          Dificultad para concentrarme.

–          Cansancio extremo. Mareos.

–          Calambres musculares. Hormigueos.

–          Fuerte deseo de comer carbohidratos (pan, patatas, dulces…)

–          Intolerancia a la fructosa.

–          Insomnio.

–          Sensación de borrachera tras ingerir azúcar.

Creo que os podéis hacer una idea del panorama. Mi malestar no podía ser mayor ni mi desesperación más absoluta. El último diagnóstico que me habían dado era, aparte del de todas las enfermedades acabadas en “itis” y crónica, el de intolerante a la fructosa, prohibiéndome comer prácticamente cualquier tipo de fruta y vegetal. Estaba claro que mi cuerpo me gritaba a voces que le escuchara y cambiara. ¿Pero cambiar el qué?…

Primer paso: ayunos y licuados

Estaba tan cansada de sentirme tan mal, que lo primero que hice el verano pasado (agosto 2012) fue un ayuno para permitir a mi cuerpo descansar. Durante los primeros 4-5 días estuve sólo a agua, y en los siguientes a monodieta con licuados de fruta, para más tarde pasar a fruta y ensaladas. Durante este ayuno me di cuenta de que con el estómago vacío las frutas me sentaban genial, así que ni yo era realmente intolerante a la fructosa ni ellas eran el problema. Durante esos días, salvo los síntomas de desintoxicación propios del ayuno, me sentí genial. En cuando volví a introducir grasa y papas en mi alimentación, la pesadez digestiva y el resto de síntomas regresaron.

Segundo paso: eliminación de tóxicos y aumento de crudo

Así, me decidí a cambiar mi alimentación. Ya llevaba 9 años siendo vegana, pero tras una primera incursión en el crudiveganismo al principio de todo, se me había “olvidado” y había vuelto a asentarme en hábitos alimenticios tóxicos. Así que lo primero que decidí fue, teniendo en cuenta la alta dependencia que tenía a causa de las cándidas, eliminar al máximo gluten, refinados y azúcar, e introducir el máximo de crudo posible en forma sobre todo de ensaladas, ya que aún le tenía “miedo” a la fruta, sobre todo a la dulce.  Además, empecé a usar antifúngicos naturales como el aceite de coco, el ajo, el extracto de semilla de pomelo…etc

Tercer paso: fruta

De esta manera me iba sintiendo algo mejor, pero seguía notando que algo fallaba, pues al no comer prácticamente nada de fruta el cuerpo me seguía pidiendo hidratos de carbono a todas horas. Tenía hambre, ansiedad, y la satisfacía a base de quinoa, arroz, mijo… y muy de vez en cuando con patatas y pan, así que mi barriga seguía hinchadísima. Además, comía a diario coliflor y brécol cocinado para intentar “engañar” a mi cuerpo y no comer patatas, pero igualmente el malestar y los gases continuaban.

En navidades empecé a introducir algo más de fruta, como el zumo de naranja y las mandarinas, y a tomar hierba de trigo a diario para ayudar a desintoxicar y nutrir mi cuerpo. Además, hice otro ayuno de tres días a base de agua y limón, hierba de trigo y aceite de coco. Poco a poco fui introduciendo más fruta, e hice una detox de 10 días sólo a zumos y batidos verdes, que me sentó genial. Me recordó cuánto me encanta la fruta y lo bien que me sentaba comerla (siempre que no comiera otros alimentos que empeoraran mi salud digestiva).

Cuarto paso: 80.10.10. Más  fruta y fuera grasas

Habiendo ya mejorado bastante, pero notando que me faltaba “algo” para eliminar del todo mis malestares, llegó a mí información acerca de la alimentación 801010 que propone Douglas Graham, y que afirma que el problema de la candidiasis radica en el consumo excesivo de grasas, y no en el azúcar. Básicamente propone comer AL MENOS un 80% de hidratos de carbono en forma de fruta (sobre todo dulce) y verduras, y MÁXIMO un 10% de proteínas y grasas. Me costaba mucho creerme que alguien con candidiasis “debiera” comer tanta fruta dulce (para mí estaba asociada a gases y dolor), pero por otro lado exponía claramente cómo está demostrado que el excesivo consumo de grasas bloquea la producción de insulina, y por tanto ésta no puede metabolizar el azúcar presente en sangre, quedando éste a disposición de las cándidas.

Además, yo era consciente de que consumía bastante grasa, pues al no poder comer fruta necesitaba llenar el “vacío” y el hambre con aguacates y frutos secos, y ya había notado que me sentaban mal. La lógica era que disminuyendo grasas a máximo un 10% de las calorías totales que comiera, la insulina volvería a funcionar adecuadamente, metabolizaría en azúcar en sangre, las cándidas no se sobrealimentarían, y consecuentemente volverían a su tamaño normal y saludable.

Así que con toda esta nueva información, lo primero que hice fue eliminar grasas (aguacates, semillas y frutos secos, ya que aceite no solía consumir) y la mejoría fue instantánea. Lo único que me quedaba por introducir era más cantidad de fruta, sobre todo dulce, y al final vencí el miedo y empecé a reintroducir manzanas dulces, papayas, peras, uvas… y lo que mejor me sentó: el plátano. El estado de ánimo me cambió en seguida (ahora he descubierto que el plátano contiene altas cantidades de triptófano, uno de los precursores de las felicidad y el bienestar).

De esta manera, tras apenas unas semanas siguiendo la 801010, mis últimos síntomas acabaron de desaparecer. Nada de flujo vaginal ni de molestias digestivas, la piel de nuevo hidratada, cero ganas de comer pan y patatas, volver a dormir como una bendita, cero mucosidad y dolores, una alegría y una energía desbordantes…

estefanía_fruta

Conclusión

Tras 6 meses siguiendo la 801010, los dos primeros meses al 100% crudo y los últimos comiendo esporádicamente algo cocinado, sigo bien, sin síntomas y feliz

Tan sólo en una ocasión, en que tuve mucho estrés y me pasé varios días seguidos comiendo pan, tuve un rebrote de candidasis vaginal, pero sorprendentemente tan sólo me duró unos días y se fue sólo, lo que demuestra que la capacidad de mi cuerpo para eliminar lo que le hace daño ha aumentado considerablemente.

Con todo esto, mi concepción de la candidiasis ha cambiado muchísimo. De considerarlas “enemigas”, unos bichitos molestos con los que debía acabar, he pasado a contemplarlas como las mayores maestras que he tenido en mi vida. Aparte de cumplir con una función beneficiosa en nuestro cuerpo (alimentarse del azúcar que queda en sangre y de los metales pesados, para evitar que nos envenenemos) me han enseñado a RESPETARME, CUIDARME Y NUTRIRME adecuadamente, eliminando de mi vida lo que me hacía daño o intoxicaba.

La importancia de las emociones

Y con esto quiero dejar claro también que no creo que me curara SÓLO con la 801010. La alimentación ha sido mi pilar, mi base, pero también lo ha sido el trabajo emocional que he realizado a nivel terapéutico.  He trabajado mi relación con “la madre” (la biológica, lo femenino, el autocuidado, la nutrición…) y con lo masculino también (mi poder para actuar). La culpa y autoexigencia, ambas maneras de castigarme, ya no están tan presentes en mi vida como antes. Aprender a poner límites, decir que no, y no “tragar” más de lo que puedo asimilar, así como expresar cómo me siento, cada vez más.

También quiero dejar claro que para mí curarme no ha implicado dejar de manifestar síntomas. En absoluto. De hecho, considero síntoma de buena salud que mi cuerpo se exprese cuándo hago algo que le daña, ya sea a nivel físico, mental, emocional o espiritual. Pero con salud, el daño se repara más rápidamente. Al menos ese es mi caso. Si me paso algunos días haciendo algo que me sienta mal, no tengo más que volver a mi práctica de autocuidado para volver a sentirme plena y feliz. Considero que es un camino de ida y vuelta constante en el que tengo que perseverar y del que nunca dejaré de aprender.

Y nunca dejando de aprender

Mi trabajo actual sigue estando en concretar y centrarme en poquitas cosas, y “masticarlas” y asimilarlas bien (bien dice Perls en su libro “Yo, hambre y agresión”, que somos como comemos, y yo tiendo a ser una “devoradora” de experiencias). Continuar sanando, evitando castigarme y “obligándome” (porque sí, aún me cuesta) a cuidarme a través  de la alimentación, el descanso, y unas relaciones sociales nutritivas.

Muchísimas gracias por dejarme compartir mi experiencia y proceso. Y ya saben, ¡a disfrutar!

27 Comentarios

  1. Hola! Muchas gracias por compartir! Compartiendo tu experiencia, acabas de llenar mi día de esperanza! Hace AÑOS que sufro de candidiasis vaginal y los médicos siempre me dicen que todo está bien, que no tengo nada, pero mi cuerpo no me dice lo contrario. Y no tenía idea de esto de la candidiasis crónica!!! Sos de Buenos Aires? Tenés algún contacto que me pueda guiar para hacer esta dieta como corresponde? De donde la sacaste vos?
    Gracias infinitassss 🙂

    1. Hola Daiana! Me alegra que mi experiencia te sirva de ayuda 😉

      Tenemos un grupo en facebook donde hablamos de este tema. Se llama candidiasis, alimentación viva y medicina holística, por si quieres unirte.

      Existe un libro de referencia que se llama «The 801010 Diet». Éste ha sido mi último paso, pero previamente he estudiado de otras muchas fuentes y experimentado con ellas. Si tienes cualquier duda puedes plantearlas en el grupo.

      Un abrazo!

  2. Hola Estefanía, muchas gracias por compartir tu experiencia, te acabo de enviar una solicitud para ingresar a tu grupo de Candidiasis en FB, me interesa muchisimo este tema.
    Bendiciones!
    Astrid

  3. Hola Estefania,gracias por contarnos tu experiencia y felicidades por Los progresos y mejora de tu salud.
    QUeria saber si usabas tambien probioticos y si al Usar antifungicos,tuviste lo que se conoce como die off o sintomas agravados debido a la eliminacion de candida del Cuerpo.Algo mas,tengas empastes dentales???.GRacias!!!

  4. Mil gracias por publicar este artículo, no solo me ha dado eaperanza y ganas sino que además lo veo posible porque me siento muy identificada con lo que cuentas :)) voy a mirar el grupo del Facebook, vale?
    Muchas gracias!!!

    Maria

  5. hola!! Me encantaría unirme al grupo de Facebook pero es cerrado…:(( me puedes ayudar? Llevo desde agosto con dieta anticándida etc etc y me encantaría ver otros testimonios….GRACIAS

      1. Hola Cris, ya mandé mi invitación al grupo pero aún no me aceptan por favor invítame , es que yo no uso mi Facebook solo lo he creado por insistencia de una amiga así que lo abrí al saber que por ese medio puedo tener información , podrías ayudarme , como pedí hacer para entrar en contacto contigo , estaría eternamente agradecida

  6. Muchisimas gracias Estefania! yo estoy en mi 4º mes de dieta y aun me quedan candidas…pero tu experiencia me ayuda a no perder la esperanza. Yo tambien creo que la causa es sobre todo emocional, me veo muy reflejada en lo que dices respecto a la culpa y a la autoexigencia, y tambien estoy haciendo un trabajo personal muy intenso gracias en parte a ellas…
    Mil gracias por compartir tu experiencia! Un fuerte abrazo <3

    1. Hola Coral,

      Estafanía tiene un grupo en fb, candidiasis y alimentación holística, si quieres contactar conmigo mándame un mail a info@eluniversodecris.com, te aseguro que no es más caro que alimentarse de otra manera, y sobre todo es elegir donde gastar tu dinero, creo que no hay mejor destino que tu salud. Ten en cuenta que aunque todo es eco y un poco más caro, no compramos nada de envasados, ni leches, yogures, bebidas envasadas, productos de belleza carísmos… y por supuesto carne o productos animales…

  7. Hola Estefanía. Tu experiencia supone una esperanza para mí. Me gustaría unirme a tu grupo en Facebook ya he echo la solicitud. Me estoy tratando con un naturópata pero está siendo muy duro.

  8. Hola Estefania , quiera unirme a tu grupo, siento alivio y esperanza que siguiendo tus consejos pueda curarme , ya hace un año y medio que tengo candiadiasis , al igual que muchas estoy cansada de ir a todos los médicos y especialistas que no saben que es lo que tengo , pero tengo todos los síntomas que nombraste , estoy desesperada no se qué más hacer , ayúdame por favor , vivo en Japón y aquí nadie puede ayudarme , mandé solicitud a tu grupo que es cerrado acéptame por favor , nunca dí uso a mi Facebook una vez lo cree por insistencia de una amiga pero no soy fanática de las redes sociales así que hoy lo abrí después de leer tu site, en serio serias una gran ayuda

  9. Hola Cris! Estoy empezando a seguir tus indicaciones y aunque tenía mucha confianza en el crudiveganismo, aún dudaba de que me fuera bien con las cándidas que tengo desde hace años. Ahora leyendo esto me reafirmo aún con mas fuerza, aunque sigo con algo de cocinado. Me gustaría entrar en el grupo de candidiasis y alimentación holística, por si me puedes invitar. Muchas gracias y felicidades por tu pagina!!

    1. Hola Marta,

      el grupo está cerrado temporalmente porque Estafanía por ahora no puede adminitrarlo por falta de tiempo.

      Puedes mantener cocinados como verduras o cereales sin gluten, pero entonces las frutas rebájalas de cantidad y procura que no sean dulces y tomarlas por la mañana y solas.

      un besito!

  10. Hola Cris, hace mucho tiempo que te sigo. Tengo candidiasis intestinal con muchos de esos síntomas que Estefanía describe. Quería preguntarte, cuando dices comer frutas solas es que no se pueden acompañar con un puñado de semillas de chia lino y cañamo? Como a diario estas semillas y la verdad que desconozco si aportan muchas grasas o no. Podrías aclarármelo? Es todo un mundo el de las semillas, y son tan pequeñitas que lo que menos meimagino es que llevan mucha grasa.

    Un saludo y gracias

  11. Gracias por compartir tu experiencia!, me tocó fibras sensibles sobretodo en lo emocional, me encantaria poder conversar contigo!, hay alguna posibilidad de contactarte por mail, whatsapp, facebook o twitter?, tu experiencia llegó en el momento justo!, gracias, espero respuesta!.

Publica un comentario