PUDDING DE CHÍA CON MANZANA Y AÇAI

Como ya sabéis soy una gran defensora de prolongar lo más posible el ayuno nocturno, aprovechando que nuestro cuerpo se encuentra hasta las 11 de la mañana en fase de eliminación de toxinas. Cuando comemos este proceso se corta ya que es necesario que los órganos se ocupen ahora de funciones digestivas. Por eso cuando ayunamos, o tomamos líquidos en forma de zumos, decimos que estamos desintoxicando, o para ser más glamurosos, nos marcamos una detox. Estas pueden ser de 16 h, 1 día, 2, 3… Mi recomendación como siempre, que es vayamos de menos a más, acostumbrando a nuestro organismo y haciendo el proceso depurativo de manera gradual.

Pero eso no significa que siempre tengamos que ayunar hasta las 11 o desayunar zumos. Verdad que hay días en los que apetece un caprichito? Pues ¡dátelo! ¡Para eso existen las opciones saludables! Personalmente he acostumbrado a mi cuerpo a no comer nada hasta las 12 h o 13 h, y muchas veces tan sólo hago dos comidas. Sin embargo hay ocasiones en las que me apetece un homenaje,  o días en los que ceno muy pronto y me levanto con un hambre voraz, y en lo que pienso no es precisamente en un zumito verte, jejeje ya me entendéis verdad…

Del ayuno, a las tostadas con mantequilla, o los huevos fritos con bacon, hay un gran abanico de posibilidades depurativas, saludables, energéticas, nutritivas y variopintas. He aquí una simple lista de posibles desayunos de más ligueros y depurativos a más consistentes. Como véis primero están los líquidos sin fibra, luego batidos con fibra, fruta entera y después incluímos  semillas, cereales sin gluten o algún tipo de grasa o almidón.

Tipos de desayunos saludables y crudiveganos

  • Agua + zumo de limón
  • Zumos
  • Batidos verdes
  • Batidos con leche vegetal
  • Fruta entera
  • Fruta + semillas de chía
  • Muesli de trigo sarraceno + frutas deshidratadas
  • Frutos secos + dátiles o frutas secas (no es la mejor combinación, pero un día es un día!)

La maravillosa semilla de chía

Todas estas propuestas son crudiveganas y las podremos decorar a nuestro gusto con diferentes ingredientes, complementos, superalimentos, capas, texturas y colores. Una de mis opciones favoritas son los puddings o postres hechos con chía. Es una semilla maravillosa a nivel nutritivo y culinario. Tiene calcio, hierro, aminoácidos, ácidos grasos esenciales omega 3, y muchas más vitaminas y minerales. Además al entrar en contacto con un líquido y activarse, su textura pasa a ser gelatinosa debido a fibra soluble que contienen (mucílagos). En seguida vemos como se hinchan y se vuelven pegajosas, lo que las hace super saciantes, y por ello con tan sólo 3 o 4 cucharadas tenemos para una ración. Otras semillas las debemos dejar varias horas en remojo, pero la chía al igual que el lino, con 20 minutos es suficiente. Pero es que además estas semillas son bajas en grasa (tan sólo un 30%), y a diferencia de otras, o de los frutos secos, son muy digestivas.

Y por si fuera poco, a nivel de combinaciones yo diría que es la única que podemos mezclar con fruta dulce, precisamente por su bajo contenido en grasa y sus propiedades digestivas. Así que para preparar postres es una maravilla, nos va a aportar textura a las mezclas pudiendo hacer natillas, flanes, puddings…

El postre que hoy os propongo, pudding de chía con manzana y açai, admite múltiples variaciones.  La idea es que os quedéis con el concepto y sepáis montar tantos puddings como tipos de frutas y de complementos tengáis en vuestra despensa. Yo he utilizado varios superalimentos y especias que también podréis modificar a vuestro gusto. Por supuesto que le van a aportar mucho más valor nutritivo a la vez que sabor, pero si no los tenéis haced vuestra propia versión. Entre ellos está el mesquite o algarrobo blanco con sabor a caramelo, el algarrobo que se parece al cacao, y el açai una baya con un alto poder antioxidante.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de semillas de chía
  • 150 ml de leche de alpiste (o cualquier otro tipo de leche vegetal o agua)
  • 1 cucharada de mesquite
  • 1 cucharada de algarroba
  • 1 cucharada de azúcar de coco (o panela o estevia)
  • 2 manzanas
  • Canela
  • Jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de açai
  • 1 cucharada de sirope de ágave
  • 1 cucharada de coco rayado
  • Nibs de cacao

Elaboración

  • Mezclamos en un bol la leche vegetal, el mesquite, la algarroba y el azúcar de coco hasta que queden bien disueltos en el líquido.
  • Añadimos la chía y esperamos a que se active.
  • Mientras rayamos las manzanas, y mezclamos con el acai, un poquito de jengibre en polvo, canela y sirope de ágave.
  • Montamos una capa de chía, otra de manzana y decoramos con coco rayado y nibs de cacao. También podríamos utilizar cualquier fruta deshidratada como pasas, bayas de goyi, arándanos…
  • Podemos comer por capas o mezclarlo todo junto y disfrutar de todo un un festival de alimentos vivos.

A ver quién dice ahora que no sabe qué desayunar o que le falta energía por las mañanas.. En este caso yo he dejado la chía entera, pero también se podría batir, al igual que la manzana, que puede ser rayada o en puré. Cómo véis hay infinidad de ingredientes con los que jugar, y satisfacer nuestros antojos sin sentirnos culpables, sin tener que contar calorías y cuidando de nuestra salud.

Este pudding va dedicado con todo mi afecto y cariño a una de las personas que hacen posible que podamos disfrutar de los mejores superalimentos, Pelu, muchas felicidades, por tu cumple y tu embarazo. Gracias por seguir expandiendo vuestro arcoiris y vuestra conciencia, y por crear otra manera de entender los alimentos y el mundo. Te quiero hermana.

Y por supuesto mis superalimentos favoritos, Mundoarcoiris. Variedad, calidad, pero sobre todo mucho amor.

Y a vosotros, cómo os gusta preparar la chía, vamos a compartir ideas de desayunos!

Un comentario

  1. mmmmmh…. que delicia….muchas gracias por la inspiracion….. y muchas gracias a Pelu ; Pepe y toda la familia de Mundoarcoiris;yo tambien los amooooo muchito;
    Bendiciones.
    Bubu

Publica un comentario