COCOLATE

Esta receta me llevaba dando vueltas a la cabecita unos días y por fin la he podido traer de mi imaginación a la realidad. Y tengo que confesaros que el resultado ha superado con creces mis expectativas mentales! Cuando te apasiona cocinar, al igual que al músico le pasa con los sonidos, con cada alimento surgen decenas de combinaciones, cortes, texturas, aromas,  y, de repente se juntan los ingredientes idóneos para formar una recetas increíble. Es justo como la fotografía que tengo en el blog. Muchas veces me quedo en esa posición mordiéndome el labio mientras vuelan en mi cabecita frutas, verduras y demás alimentos maravillosos que la naturaleza nos ha regalado para que disfrutemos con sus exquisitos sabores. Y qué lista que es porque nos ha dado todo lo que necesitamos para que podamos funcionar y rendir al máximo.

Pero también tengo que deciros que esto no siempre fue así. Por ello os animo, motivo y aseguro que vosotros también podéis desarrollar intuición gastronómica, iluminación culinaria o como queramos llamarlo. El secreto… como en todo la práctica. Llevar la energía y el tiempo a aquello en lo que queremos enfocarnos, practicar,  experimentar… Luego llega un momento en que antes de probarlo ya sabes como va a saber, pero aún así, el momento de introducir por primera vez en tu boca la nueva mezcla, es único.

Como este Cocolate. Por favor, de verdad os pido que la probéis, porque es tan sencilla como deliciosa. Uno de esos caprichos saludables que podemos tomar para desayunar, merendar o tomar cuando tengamos antojo de dulce. Este es el tipo de postres que me encanta hacer, batir y listo. Confieso que aunque me encanta cocinar, me chiflan las recetas expres, y aunque de vez en cuando hago platos más eleborados, apuesto por lo sencillo y rápido , ero sin dejar a un lado el sabor.

IMG_0057-e1423752344208

Como era de esperar, para esta receta necesitamos cocos frescos. Los cocos frescos no son los que estamos habituados a ver en fruterías, que son los secos, apenas tienen agua y tienen la pulpa ya seca por lo que está dura. Los cocos verdes o frescos se cortan cuando están todavía maduros, tienen 400 ml de agua de coco y una pulpa suave y cremosa con bajo contenido en grasa.  Para los que me seguís habitualmente sabréis que me he vuelto una adicta a los cocos, y es que tienen un montón de posibilidades culinarias, tanto para postres como salsas, ensaladas, cremas… La pulpa nos va a aportar cuerpo y consistencia, cremosidad y textura a nuestros platos, sustituyendo a frutos secos que son mucho más indigestos, y sobre todo cuando los mezclamos con dulces.

En España tenemos la suerte de que ya hay un proveedor que los trae de Tailandia, podéis pedirlos a Cocofresh y en un día los tendréis en casa.

Ingredientes

  • Pulpa de 3 cocos frescos
  • agua de 1 coco
  • 10 dátiles
  • 10 almendras activadas
  • 1 cucharada de algarroba
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 2 cucharada de nibs de cacao
  • Trigo sarraceno activado, germinado y deshidratado
  • Moras blancas

Elaboración

El día anterior, dejamos las almendras crudas con piel en remojo para que se activen. Cuando vayamos a preparar la receta las escurrimos y lavamos bien. Los frutos secos activados son mucho más digestivos, nutritivos y además se eliminan los antinutrientes o inhibidores enzimáticos, así que acostumbraros siempre a dejarlos en agua unas 8 horas.

Abrimos los cocos, tal y como podéis ver en este vídeo.

Sólo vamos a utilizar el agua de uno de ellos, así que el resto lo dejamos en una botella de crista y podemos guardarlo en la nevera para consumir en unos 3 días.

Vacíamos la pulpa con una cuchara y batimos junto con el agua de 1 coco, los dátiles, las almendras, la canela y la algarroba. Como véis no he utilizado cacao, sino otro de mis superalimentos favoritos, la algarroba. Tiene un sabor parecido pero más suave, ya que he preferido que el sabor predominante fuese el coco.  Rectificamos con más agua de coco si  queremos una consistencia más liguera.

Anadimos 2 cucharadas de trigo sarraceno activado y germinado. Podemos hacerlo nosotros, dejándolo en remojo unas 5 horas, escurriendo en un colador y remojado un par de veces al día hasta que salga el rabito. Entonces lo deshidratamos al sol o en una deshidratadora. Yo personalmente prefiero utilizar el de mundoarcoiris, y me ahorro el proceso. Sirve además para hacer muesli, barritas, añadir a cremas… Está super crujiente y combina tanto como para dulce como salado. Una alternativa super nutritiva, sin gluten y crudivegana a los cereales.

Para terminar decoramos con nibs de cacao y moras blancas. También podemos utilizar otro topping como frutas secas (pasas, arándanos, coco…), semillas de sésamo, almendra molida…

cocolate

9 Comentarios

  1. Ni soy crudivegana, ni vegana, ni vegetariana. Te he descubierto a ti y a este prometedor mundo, hace muy poquito, pero es que con cosas como estas… Me está llamando muchísimo la atención todo este tema de la alimentanción consciente, y la verdad, aunque no sea 100%, estoy poco a poco cambiando algunos hábitos de mi alimentación, como intentando eliminar lácteos, carnes, pescados… Bueno, estoy empezando a concienciarme. Pero qué pedazo de receta. me encanta sobre todo, que no es la ensalada de siempre, de lechuga pepino y un tomate. Hay un universo de posibilidades y de combinaciones y me está encantando. ¡Deseando estoy de tener un rato y probar esta receta, aunque sea sin algún ingrediente! Felicidades por el blog, por tu trabajo y gracias por enseñarnos este tipo de cosas.

  2. Bueno, bueno, hice esta receta para desayunar este domingo. La hice con las cantidades que indicas y la compartimos entre dos personas. ¡Woooooow! Está realmente impresionante. Yo quedé satisfecha porque es contundente, pero mi marido quería más y más. Pretendía quitarme el mío. Por supuesto, no le dejé, jejejeje.
    Muchísimas gracias por compartir esta receta tan sabrosa con nosotros.
    Un abrazo.

  3. Hola. Hace poco que he empezado a experimentar con esta forma de comer y poco me va atrapando. Hoy he recibido mi primera compra de cocos y mi marido y yo hemos hecho esta receta. Es impresionante y está buenísima. La hemos hecho para cenar y luego una infusiòn y nos hemos quedado de lujo. Gracias Cris por todo lo que aportas. Besitos.

Publica un comentario