Alimentación y consciencia

Hoy voy a hablar de la relación que tiene para mi la alimentación y la consciencia. Así que, aunque parezca muy básico, voy a comenzar definiendo el concepto de alimentación, y así aplicamos la consciencia al significado del término. Según la Wikipedia:

Alimentación es la ingestión de alimento por parte de los organismos para proveerse de sus necesidades alimenticias, fundamentalmente para conseguir energía y desarrollarse. No hay que confundir alimentación con nutrición, ya que esta última se da a nivel celular y la primera es la acción de ingerir un alimento.

De este modo, nos alimentamos para conseguir energía y desarrollarnos. Parece muy simple, pero creo que el primer paso es recuperar el significado mismo del concepto, que se ha perdido, por el de simplemente comer. Comemos sólo para quitarnos el hambre, o lo que es peor, sin hambre, sólo para satisfacer a nuestro paladar, por asuntos sociales o calmar la ansiedad. A la hora de elegir un alimento no sólo debemos pensar en lo que más nos gusta, sino, en lo que nos alimenta, nos da energía y permite el desarrollo y nutrición de nuestras células. Y por supuesto, a la vez disfrutar de su maravilloso sabor.

Yo propongo dar un paso más, y os introduzco el término de  alimentación consciente que nos muestra cómo la comida que consumimos afecta a nuestro cuerpo, a nuestras emociones, a nuestra mente y a nuestra vida interior. Esto también tiene en cuenta  la consciencia para con el planeta. Elegir consumir alimentos cuya producción no afecte negativamente al medio ambiente, de origen vegetal, comercio justo y ecológicos.

Cada vez ingerimos más calorías vacías, como harinas refinadas, azúcares, que no sólo no nos aportan nutrientes, sino que son perjudiciales para nuestro organismo y enormemente adictivos. Tenemos que darnos cuenta de que la comida también puede actuar en nuestro cuerpo como una cualquier adicción, y perjudicarnos tanto a nivel físico como mental. Una buena alimentación mantiene nuestro cuerpo con un sistema inmunológico fuerte, previene enfermedades y nos aporta el nivele de energía necesario para desarrollar nuestra actividad diaria. El sentirnos bien físicamente y tener un cuerpo purificado y libre de tóxicos, nos hace también tener claridad mental, motivación para llevar nuestro día a día con ganas, y así estar más positivos y felices. Por todo esto creo que es un tema lo suficientemente importante como para prestar atención a lo que comemos y por lo tanto ser conscientes.

Como vemos el alimentaros de una manera adecuada tiene grandes implicaciones, por  lo que creo que merece a pena dedicar tiempo a saber lo que es bueno para nosotros. Por ello, encuentro la alimentación consciente como una gran llave para el desarrollo personal. El hecho de ponernos una meta que es buena para nosotros e ir dando pasos hacia una forma de vida saludable, nos hace tener confianza en nosotros mismos. Por supuesto que conlleva cierta dedicación y un esfuerzo inicial para que romper hábito y eliminar ciertos ingredientes de nuestra dieta. Pero este esfuerzo es imprescindible para que realmente logremos la realización. Sin un camino que recorrer, no se aprecian los resultados. Que se lo digan a los deportistas, grandes músicos, emprendedores, y en general a cualquiera de nosotros cuando hemos conseguido algo que nos ha costado. El éxito es proporcional a la pasión y ganas que le ponemos a cualquier asunto. Así que ¿por qué no ponerle pasión a nuestra vida desde ahora?

Cuanto más informados estamos sobre un tema somos más conscientes y por lo tanto más libres para poder elegir. Y esto por supuesto conlleva una madurez y responsabilidad sobre nosotros mismos. Podemos elegir cualquier camino, pero al menos saber qué es lo que estamos eligiendo, con las consecuencias que tiene. Yo personalmente me siento mucho mejor desde que decido resposablemente lo que como, a pesar de las restricciones. A nivel físico tengo más energía y he perdido los kilos de grasa que me sobraban, no me pongo enferma por tener un sistema inmunológico fuerte y el organismo desintoxicado, y sobre todo me siento muy bien por dentro, porque sé que estoy haciendo lo que es mejor para mi.

Si estás leyendo este post, ya has dado el primer paso.  Y si te interesa el tema, ya has conseguido dar el segundo, y por lo tanto, activar tu mecanismo de consciencia. Lo demás, es pan comido. Upss, todavía queda mucho por hacer, incluso en el refranero español. 😉

Y si quieres saber más, en los siguientes post hablaré de los efectos de ciertos alimentos sobre nuestro organismo, como el pan blanco. Para mi la alimentación más optima es la cruda y vegana. Es la que más nutrientes y energía nos aporta, por estar comiendo comida vida y la que mantiene nuestro cuerpo limpio y libre de toxinas. Soy consciente de que es difícil romper drásticamente con nuestros hábitos alimentarios. Por lo tanto yo empezaría eliminando carne, lácteos y queso, azúcar y harinas refinadas, y por supuesto alimentos envasados y preparados, e introduciendo la mayor cantidad posible de frutas y verduras crudas, y a poder ser ecológicas, y así a la vez que nos cuidamos nosotros, cuidamos al planeta. Es la única manera de que la industria alimentaria cambie, somos nosotros los responsables para activar el consumo y la demanda y por lo tanto cambiar el sistema. Sé que es algo más cara, pero para mi, la mejor inversión.

Espero haberos invitado a la reflexión de una manera positiva.

Hasta mañana!

Sin Comentarios

  1. Estoy completamente de acuerdo con todo lo que has dicho 🙂
    Yo tengo la intención y las ganas de terminar siendo 100% crudivegana, poquito a poco 🙂
    Felicidades por el blog, te sigo.

    1. Muchas gracias!!! El primer paso es darse cuenta, ser consciente y así tener información para poder decidir libremente y ser responsables de nosotros mismos! Y una vez que sabes que este tipo de alimentación es la más saludable, como tu dices, poco a poco vas quitando hábitos perjudiciales e incorportando fruta y verdura! Lejos de ser un sacrificio es una alegría y fuente de motivación! Me alegro mucho de que hayas conectado! 🙂 mucho ánimo!!!

  2. Me encantó tu post, así que decidí contarte una pequeña experiencia personal.
    Soy vegetariana y en el año 2010, hablando con mi esposo al respecto, decidimos cultivar nuestros propios alimentos, como una manera de invertir en salud. Hoy en día tenemos en nuestro terreno mas de 12 árboles frutales y una pequeña huerta. Para ser sincera, nos sorprendió la diferencia en el sabor de las frutas, suponemos que se debe a que nuestra cosecha cosecha 100% orgánica. Es una practica que recomiendo a todo aquel que tenga algún espacio disponible para plantar.
    Sigue escribiendo que me gustan mucho tus artículos. Saludos desde Uruguay.

    1. Qué maravilla Jessica! es mi sueño tener un huerto, pero en pleno centro de madrid, es difícil. Lo ideal es cultivar tu propia fruta y verdura, no sólo porque es más sana y está deliciosa, sino como experiencia de creación de tu propio alimento y vida, tiene que ser muy enriquecedor.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia y por tu comentario

      besos

Publica un comentario