Menú crudivegano de cumpleaños

El martes pasado fue mi cumpleaños!  Y adivinad cómo celebré mis 30 primaveras? Con una cena crudivegana en familia, rodeada de fruta, verdura, vida y mucho amor. Nunca pensé que la treintena me fuese a sentar tan bien, y es que os aseguro que nunca me había sentido tan bien tanto a nivel físico como emocional. En este post vamos a romper dos mitos: que a partir de los 30 empieza la decaída, y que la comida crudivegana sólo es para crudiveganos.

Con el paso de los años,  es cierto que el metabolismo suele ser más lento, pero tenemos suficientes herramientas como para compensar con creces este factor. No hay mejor antioxidante que  los presentes en las frutas y las verduras crudas. Alimentarse de manera sana es la mejor medicina, previniendo enfermedades, ayudando la regeneración celular, limpiando órganos y sangre, manteniendo fuerte nuestro sistema cardiovascular… y en definitiva permitiendo aprovechar nuestro potencial al máximo.  Tener nutrido nuestro organismo hace que además tengamos más energía por no hablar de los  numerosos beneficios a nivel físico que nos aporta una alimentación crudivgana: recuperar el peso, nuestro pelo y uñas están fuertes, la piel sueve y sin granos… En el post sobre los beneficios de la alimentación crudivegana doy más detalles.

Todo ello hace que aumente nuestro bienestar y calidad de vida, estemos más motivados, nos sintamos mejor con nosotros mismos, conectemos con nuestra esencia, aumente nuestra autoestima,  seamos más felices, y así desarrollarnos en otros ámbitos de nuestra vida como el familiar, social o laboral. Los cambios en nuestra alimentación  y estilo de vida suponen una gran transformación interior. Nos hace ser más conscientes,  liberar emociones y emprender ese camino que  nos lleva a la autorrealización. Los alimentos vivos tienen otra densidad energética, por eso cuando entramos en este proceso de conocimiento interior también el cuerpo nos pide otro tipo de alimentos que se adecuen a dicha frecuencia.

Y pasando a la parte más suculenta del post, voy a compartir con vosotros algunos de los platos que cruciné. Normalmente no suelo elaborar mucho la comida, pero de vez en cuando y sobre todo si tengo cena con amigos o familia, me gusta sorprenderles con estos platos gourmet y ver la cara que ponen al probar nuevos sabores y texturas con la típica cara de: pero si está buenísimo, no me puedo creer que esté crudo… 😉

Menú crudivegano

Recetas crudiveganas

Calabacines rellenos de crema de aguacate y champiñón  con cebolla deshidratada y germinados de ajo

Se parten los calabacines en tacos de unos 3 dedos y se vacían. Hacemos el relleno batiendo 1  aguacate y 2 champiñones, ajo en polvo y agua de mar. Rellenamos y decoramos encima con cebolla deshidrata y germinados de ajo o de cualquier otra semilla.

Sushi crudivegano

Vamos a sustituir el arroz por coliflor triturada que vamos a mezclar con salsa de tomate (batir 3 tomates, 6 tomates secos, 4 dátiles). Ponemos una capa sobre el alga nori, rellenamos con tiras de verduras (pimiento, pepino, zanahoria) y enrollamos con una esterilla de hacer sushi. Cortamos y servimos

Rollitos de calabacín con crema de anacardos y papaya

Cortamos el calabacín a lo largo en láminas finas, ponemos una capa fina de crema de anacardos (batiendo anacardos activados con un poco de agua, ajo en polvo y agua de mar), un trozo de papaya y enrollamos.

Rollos de col rellenos de espinacas, rúcula, aguacate y salsa de higos a la mostaza

Sobre una hoja de col metemos espinacas y rúcula, trozos de aguacate y salsa de higos con mostaza (batir higos con agua y mostaza). Enrollamos y cortamos las puntas para que quede mejor presentado y sujetamos con un palillo

Pan deshidratado de calabaza, semillas de chía , coco y pasas

Batimos lo que nos sobra de hacer un licuado de calabaza con la misma cantidad de semillas de chía activada, coco en polvo y un poco de agua y añadimos las pasas. Poner en una deshidratadora o al sol. Las horas depende del grosor.

Pan deshidratado de semillas de lino, tomate seco, aceitunas, cebolla y orégano.

Batimos 4 cucharadas de semilla de lino activadas, 4 tomates secos, 10 aceitunas, ajo en polvo, 1 cebolla, agua de mar y orégano. Metemos en la deshidratadora o dejamos secar al sol. Os aseguro que este pan sabe a pizza!

Quesos crudiveganos de almendras con aceitunas negras, con pimentón y tomate seco

Los quesos crudis son muy fáciles. Simplemente se dejan en remojo las semillas o frutos secos a elegir,  en este caso 100 g de almendras, y se baten con un poco de agua. Se añaden especias al gusto (pimentón, orégano, albahaca), ajo en polvo, agua de mar o sal del himalaya y 2 cucharadas de levadura nutricional en polvo. Para hacer otros sabores añadimos tomate seco, aceitunas…

Tarta de mousse de chocolate

Batimos plátanos congelados con aguacates en proponción 3/2 y añadimos cacao crudo en polvo al gusto. Hacemos una base con dátiles y almendras trituradas y ponemos encima la crema de chocolate dándo forma de tarta o en un molde. Decorar con coco deshidratado.

Un menú delicioso, colorido, sano, gourmet, variado y lleno de nutrientes. Eso sí, no es para tomar todos los días por que tiene demasiada grasa y las combinaciones no son las adecuadas, pero 30 años no se cumplen todos los días!

 

5 Comentarios

    1. graaaaacias a ti Vida!!! cómo no voy a compartirlo? lo raro sería no hacerlo, jejeje y más con vuestros comentarios agradecimientos

      un beso fuerte!

    1. Hola Elena!!

      gracias por conectar! 🙂 no tengo tienda jejeje, pero si vienes a Madrid podemos tomar algo por el centro 🙂

      un beso!

Publica un comentario