Confesiones vacacionales y reflexiones sobre la desconexión

Como habréis podido observar los que os metéis todos los días en el blog ansiosos de nuevos e interesantes contenidos sobre rica comida crudivegana,  he estado de vacaciones durante dos semanas. Vale, si no eres uno de ellos, con ver la fecha del último post es fácil deducir que he estado ausente.

Esos tan esperados días donde elegimos un destino, una compañia, y nos tiramos la manta a la cabeza al grito de ¡que vivan las vacaciones! No pretendo hablaros de viajes  ni de turismo, para eso os recomiendo el blog de Judith Tiral, os vais a mondar de risa con cada post, a la vez que aprendéis de sus experiencias y anéctodas viajeras. Lo que voy a hacer es  compartir algunas conclusiones que he sacado sobre la desconexión en vacaciones.

desconexión en vacaciones

Mi experiencia estas vacaciones.

Pues bien, a modo de confesión os cuento. He estado una semana en Berlín y otra en Barcelona con amigos, y por lo que podéis intuir de los destinos, no han sido unas vacaciones de playa y relax precisamente. He trasnochado, bailado hasta el amanecer y el atardecer, no he hecho deporte, me he saltado los horarios de mis comidas, incluso un día me bebí dos cervezas, y atención (manos en la cabeza y ojos como platos)  ¡Me he bebido agún que otro chupito! Los que me conoceis me imagino que no daréis crédito a tan inusual comportamiento por mi parte, ya que desde hace casi dos años no bebo ni fumo.

La verdad que lo he pasado muy bien y no me arrepiento de nada. Es más, el sentimiento de culpabilidad es mucho peor que comerse  una patata frita. Precisamente porque soy tan estricta en mi manera de alimentarme 100% crudivegana, hago deporte a diario e intento estar de buen humor cada día, tengo un sistema inmunológico fuerte como para regenerarse de  pequeñas agresiones, y al no descuidar la alimentación, la capacidad de depuración y desintoxiación es más rápida.

Así que ante todos vosotros admito que he alterado mis ciclos circadianos ¿¿¿can you repite please??? Aquí hago un breve paréntesis para explicaros en qué consisten y cómo nos afectan a nivel biológico.

¿Qué son los ciclos circadianos?

Del latín circa que significa “alrededor de” y diem que significa “día”, los ciclos circadianos se definen como una serie de funciones biológicas que se repiten en intervalos regulares de aproximadamente 24 horas. Son influenciados por el ciclo diurno de luz y oscuridad y regulado por la secreción de una hormona llamada melatonina en la glándula  pineal, en respuesta a la luz captada por el ojo.

Lo  ideal es adaptar nuestras actividades diarias, tanto físicas como mentales a nuestro reloj biológico para así aprovechar al máximo nuestro potencial, ya que afectan a aspectos fisiológicos de nuestro organismo:

  • La temperatura corporal
  • Presión arterial que llega al punto más álgido al despertarnos
  • La testosterona alcanza su mayor nivel por la mañana
  • El estado de máxima alerta hacia las 10 de la mañana
  • la mejor coordinación a las 2 de la tarde
  • los tiempos de reacción más tarde hacia las 3 de la tarde
  •  El momento de la máxima potencia cardiovascular y muscular hacia las 5 de la tarde
  •  La secreción de melatonina empieza a las 9 de la noche en respuesta de la disminución de la luz
  • El sueño más profundo hacia las 2 de la madrugada
  • La temperatura corporal mínima mientras dormimos hacia las 4 de la mañana.

ciclo circadiano

Consejos para no desconectar de nosotros mismos

Tras estos días, he sacado algunas conclusiones a que me gustaría compartir con vosotros sobre las vacaciones y la desconexión. Una cosa es desconectar del trabajo o las rutinas y otra muy diferente es desconectar de nosotros mismos. Para hacer un reseteo mental es importante dejar a un lado las preocupaciones, el estrés y las obligaciones, pero nunca debemos abandonarnos para aprovechar al máximo los beneficios de las vacaciones.

  • Se puede viajar y mantener una alimentación saludable y crudivegana. Aunque no he respetado el horario de las comidas, ni he consumido alimentos ecológicos, encontrar una frutería siempre es fácil. Así que siempre me he provisto de una buena cantidad de fruta que llevar al bolso. Este verano me estoy poniendo fina a uvas, fresquillas y paraguayas. Aunque salgamos a cenar fuera, intentemos respetar tanto el horario de las comidas y, no por ser vacacione,s abandonar una buena alimentación. Al contrario, es nuestro mayor aliado para contarrestrar otros excesos. Conclusión fruta, fruta y más fruta.
  • Domir bien es esencial. Es cuando nuestro cuerpo se regenera tanto física como mentalmente. Lo ideal es dormir por la noche para seguir nuestro reloj biológico. El alterar los ciclos de sueño nos hace arrastrar un cansancio que puede durar varios días.
  • Tomar el sol. La luz del sol  regula de la secreción de hormonas y neurotransmisores además de ser la principal fuente de vitamina D.
  • Es recomendable mantener ciertas rutinas como hacer deporte. Nadar en el mar o la piscina, salir un rato a correr o hacer algún ejercicio de estiramiento o fitness.
  • No abandonar por completo la actividad mental. Tengo que reconocer que al haber prácticamente estado todo el viaje con amigos, he desconectado de los temas que me interesan sobre salud y alimentación, de mis libros, de leer mis blogs preferidos, he notado como el cerebro se apaga y se perdía  creatividad y fluided mental. Por ello os recomiendo que os llevéis un libro, dibujéis o realicéis cualquier actividad que requiera activar la rueda del pensamiento.
  • No pasa nada por hacer excepciones. Mucho mejor es no hacerlas, pero por eso es tan importante el llevar durante todo el año una vida saludable, ordenada y activa mentalmente. Por ello después de las vaciones os recomiendo un ayuno depurativo de licuados para limpiar nuestro organismo y recuperar la energía y la motivación. Yo estoy esperando mi licuadora nueva, así que cuando me llegue os pronpondré hacerlo juntos una semana.

Conclusiones

Me ratifico en la importancia que tiene el orden en la vida y en nuestro día a dia. El orden y las rutinas diarias nos hace sentirnos bien, cumplir horarios y responsabilidades, ser más productivos… Por un lado a nivel físico respetamos nuestro ciclos y por otra a nivel interno nos sentimos bien con nosotros mismos por la satisfaccion de estar haciendo las cosas bien, y por tanto nos lleva a la autorrealización y a sacar nuestro potencial interno. Además desarrolla nuestra fuerza de voluntad y el autocontrol que, junto con la motivación nos hace ser imparables y un potente generador de energía para enfrentarnos a la vida con pasión y alegría, y conseguir nuestras metas en la vida. De ahí la importancia de mantener un equilibrio en vaciones para no volver cansados ni desmotivados. Debemos diferenciar entre descanso y dejadez, entre  pasarlo bien, y agredir nuestra mente o cuerpo.

Una cosa es disfrutar y otra ser felices, así que, ¿por qué no unir ambas? La felicidad se consigue con la autorrealización interna y desarrollando nuestras habilidades internas, a través del logro y desempeño, de tal manera que nos haga sentir que estamos siendo quienes sabemos que podemos ser. Y para eso cuidarnos por dentro y por fuera es vital, así que… fruta, fruta y más fruta!  Aprovecha el verano para  aumentar la cantidad de frutas y verduras crudas, con deliciosas ensaladas, batidos o zumos! La alimentación crudivegana es una llave hacia una vida saludable, ética y feliz.

Me lo he pasado genial estas vacaciones, he estado en lugares preciosos y he conocido a gente muy interesante, pero tengo que confesar que estaba deseando volver a  Madrid, madrugar, ir al gimnasio, estudiar y leer, escribir el blog, comprar mi fruta y verdura ecológica y hacerme mis green smoothies! He aprendido a conocerme un poco más por dentro y a analizar lo que me hace realmente feliz y motivada.

Y tú, ¿qué opinas sobre la desconexión en vacaciones?

3 Comentarios

  1. Hola guapa!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero hay veces que me siento un poco mal por ser tan rígida! Nunca jamás volveré a «soltarme la melena»? Por mis problemas de ansiedad llevo unos horarios rígidos y hay veces que me desanimo mucho! Sobre todo cuando veo a los de mi alrededor trasnochando, bebiendo, saltándoselo todo a la torera…
    Es reconfortante saber que tu también, después de haberlo experimentado, aceptes y sobre todo nos aconsejes las bondades de no dejarse llevar, sino seguir manteniendo el control.
    Ah! Respecto a la licuadora, alguna recomendación? Cual te has comprado? Tengo que hacerme con una y no me decido!
    Gracias de nuevo por tu blog, espero cada post con ansia!!!!

    1. Hola Miracomomola! (me encanta tu nombre!!!)

      gracias por tu comentario, lo primero, me ha hecho reflexionar una vez más sobre el eterno debate sobre el autocontrol, ser estricto, o hacer lo que nos apetece.

      A mi me encanta ser estricta porque lo soy con un objetivo que para mi va más allá del simple placer que puede aportar 5 minutos de comerse una tarta, y es tener un buen estado de salud y sentirme bien, con energía y segura de mi misma. Y el autocontrol refuerza estas actitudes, así que mucho ánimo porque es el camino correcto.

      otra cosa es que te fustigues por hacer alguna excepción, no pasa nada! lo más importante es estar bien con uno mismo, pero cuantas menos, menos, y poco a poco no costará trabajo porque serás más fuerte.

      En cuento pruebe la licuadora te cuento! Justo me ha llegado hoy pero para recomendártela antes tengo que utilizarla!

      Muchas gracias por comentar, un beso y qué viva la fruta!

Publica un comentario