CÓMO PERDER PESO SALUDABLEMENTE

Hoy tenemos como colaboradora a otra bloguera, compañera, y futura Health Coach certificada por IIN, Nadia Torres. Me siento muy identificada con ella, porque al igual que yo, Nadia también viene del sector del Marketing y dejó su carrera para dedicar su vida a su pasión: la alimentación y la salud. Se ha formado en nutrición y dietética naturista, y actualmente trabaja en Alkaline Care. En su blog, Comer sano es fácil  comparte tanto recetas veganas y crudiveganas, como información de primera calidad sobre los beneficios de llevar un estilo de vida alcalino, como medio para tener una salud  robusta, una mente más clara, una mayor conciencia y por lo tanto crear un mundo mejor. También la podéis seguir en su página de Facebook. En este completísimo artículo nos explica detalladamente la relación entre la alcalinidad  y la pérdida de peso.

 

Perder peso, o como yo prefiero llamarlo, equilibrar el peso corporal es una de las preocupaciones que ocupan la mente de la mayoría de personas en la sociedad actual. Es cierto que el ritmo intenso de la ciudad, las prisas, las largas jornadas de trabajo y las obligaciones, muchas veces nos dejan poco tiempo para deternos a revisar nuestros hábitos alimenticios y de salud. Así que por favor, date el lujo de dedicar 5 o 10 minutos a leer este artículo. Regálate este tiempo e inviértelo en algo que te va a ser de gran utilidad – siempre y cuando lo apliques, claro está.

El tema del peso es muy controvertido, existen todo tipo de dietas, recomendaciones, rutinas y consejos que prometen hacerte adelgazar de modo rápido y efectivo. Pero desde mi punto de vista, hay una serie de principios paraguas que están por encima de cualquier dieta calóricamente baja, altamente proteinizante, o sumamente restrictiva: los principios de la alcalinidad.

Esto es así de simple: si estás ácido, no conseguirás adelgazar por muchas dietas que pruebes, por mucho que limites la ingesta de dulces, por mucho deporte que hagas. No tendrán efecto en ti. La clave está en la alcalinidad.

 ¿Por qué debo estar alcalino para poder perder peso?

 En primer lugar, cabe decir que el sobrepeso es un síntoma de que algo no va bien y, evidentemente tratando un síntoma no se consigue solucionar el problema de base. Entendiendo la salud desde un punto de vista más amplio y aplicando soluciones integrales, resulta mucho más sencillo lograr un estado de salud óptimo, unos buenos niveles de energía, una mejora en el humor, y por supuesto también un peso equilibrado. Conseguir tu peso ideal no tiene que ver con las calorías, con las grasas ni con los carbohidratos, sino que ¡tiene que ver con el exceso de acidez! Y te cuento por qué: tu cuerpo es sabio por naturaleza y como tal, cuando detecta más ácidos tóxicos de los que sus filtros naturales pueden eliminar, busca la manera de protegerse. Y ésta es encapsular la acidez con grasa, reteniéndola hasta encontrar vía libre para poder eliminarla. Es así de simple, cuanta más acidez existe, más grasa retendrá tu organismo para aislar la toxicidad del torrente sanguíneo. Si te paras a pensarlo, esta es realmente la medida más segura a corto plazo para tu cuerpo. Sin embargo, el problema viene cuando esta situación de alarga en el tiempo y lo que era una medida de prevención en una situación extrema se acaba convirtiendo en el proceso habitual. Esto conlleva evidentemente  un aumento de peso, porque a mayor acidez, más grasa necesitarás retener para aislarla y almacenarla. Toxicidad sobre toxicidad y grasa sobre grasa.

No hace falta que os diga que además de tener exceso de peso, esta situación provocará también problemas de salud, ya que en un entorno acidificado los bichitos proliferan y campan libremente a sus anchas. ¿¿¿¿Se lo vas a permitir????

Si la respuesta es NO y, como yo, tienes conciencia de tu cuerpo y de tu salud, te cuento que estar alcalino tiene que ver con la alimentación, pero también hay muchos otros factores que influyen en tu pH. No solo cuenta lo que comes, sino que también cuentan las emociones, la calidad del aire que respiras, las ondas electromagnéticas que hay a tu alrededor (sí, fanáticos del móvil, llevarlo todo el día pegado a ti acidifica muchísimo), la actividad física… Así que intenta pensar siempre en positivo, hacer algo de deporte, escapar de la ciudad de vez en cuando para respirar aire puro, descansar y dormir bien. Y en cuanto a la alimentación, te explico brevemente los principios de la alcalinidad de los que te hablaba al principio de este post:

Principios de la alcalinidad

Hidratación:

Este es el principio en el que voy a extenderme más porque es el que considero el pilar base, el más importante. El ser humano es esencialmente agua. Somos agua en un 70% y ésta está presente en todos los órganos de tu cuerpo, la musculatura, el cerebro, los riñones, el corazón e incluso en los huesos. ¡La sangre es agua en un 90%! Así que sí, estar bien hidratado es lo más importante para gozar de una buena salud y también para conseguir equilibrar tu peso. Debes tomar como mínimo, 2 litros de agua al día, y si puede ser más, mucho mejor. Ah! y sin contar evidentemente té, café, refrescos, zumos de frutas ni otras bebidas que no sean simplemente agua. Todos las bebidas que acabo de comentar son acidificantes. Piensa que cada día pierdes entre 2,5 y 3 litos de agua mediante la respiración, la sudoración, la orina y otros procesos metabólicos básicos. Y os doy un dato escalofriante, según Robert O. Young, autor del libro Perder peso con la milagrosa dieta del pH, , el 75% de personas están deshidratadas crónicamente. Las consecuencias de esta deshidratación para tu salud no son precisamente desdeñables, y a nivel del peso también. Se considera que una deshidratación leve ralentiza el metabolismo un 3%.

Además, ¿sabías que malinterpretamos las señales que nos envía nuestro cuerpo? En muchos casos creemos tener hambre cuando nuestro organismo lo que nos pide a gritos es ¡AGUA!

El agua es el elemento que utiliza tu cuerpo para neutralizar y diluir los ácidos metabólicos y también para eliminarlos (a través de la orina, el sudor y los intestinos). Cuanta más agua introduzca tu organismo en los tejidos para intentar disminuir la acidez, más hinchado estarás.

*Toma nota de que lo más importante a la hora de escoger un agua de calidad es que sea alcalina (alto contenido en minerales) e ionizada (cargada de iones negativos).

 

Nutrición:

¿Sabes por qué los alimentos verdes son tan saludables? ¿Sabes cuál es la verdadera clave de su valor nutricional? Pues no es otra que la CLOROFILA. Sí, este pigmento verde se encuentra en todos los alimentos verdes (plantas, algas y cianobacterias). La molécula de la clorofila y la de la hemoglobila son casi idénticas en su estructura, la única diferencia es que el núcleo de la clorofila es de magnesio y el de la hemoglobina de hierro. Al ser tan parecidas estructuralmente, la clorofila posee la capacidad de mimetizar la sangre. Y esto es precisamente lo que hace de los alimentos verdes unos fantásticos regeneradores de sangre, antianémicos, antioxidantes, alcalinizantes y potenciadores del sistema inmunológico.

Supongo que a estas alturas no te quedan dudas de lo importante que es aumentar el consumo de verduras en tu dieta. Y si puede ser crudos, mucho mejor, que es como mantienen todos sus nutrientes, vitaminas y enzimas. Todas las verduras son alcalinizantes, así que ¡puedes abusar de ellas tranquilamente! La fruta es otro cantar, ya que la mayoría es acidificante, especialmente si está muy madura, así que consume frutas porque son importantes, pero en menor medida para no sobreacidificar el organismo.

*Las más alcalinizantes son el coco, el pomelo y las cerezas.

Remineralización:

Todas las funciones de nuestro organismo son acidificantes (la dieta, los pensamientos…) Para contrarrestar la acidez y ayudar a mantener el diseño alcalino del cuerpo es vital remineralizarlo. Especialmente si el estilo de vida que sigues es acidificante, porque es entonces cuando tu organismo recurre a sus reservas alcalinas. Y si éstas están bajo  mínimos, lo que sucede es que tu sabio cuerpo intentará extraer los minerales de cualquier fuente disponible, como por ejemplo de tus huesos. Así pues, no es de extrañar que empiecen a aparecer problemas óseos como la artritis o la osteoporosis.

Y ¿Cómo lograr una dieta rica en minerales? Empezando por el agua, que como ya he comentado anteriormente debe ser alcalina (mínimo pH de 8,5). También de las verduras, las algas, las legumbres, las semillas y los frutos secos. En resumen, de todos los alimentos de origen vegetal. Eso sí, ten en cuenta que al cocinar la comida se pierde más de la mitad de su contenido en minerales. ¡Así que añade crudos a tu dieta!

Desintoxicación:

Es bien conocida la expresión el intestino es el segundo cerebro del cuerpo. Y cierto es que todos los órganos dependen del buen funcionamiento del aparato digestivo. Cuando existen residuos y toxicidad en los intestinos, incluso los alimentos más saludables pueden convertirse en acidificantes. Si hay una acumulación de desechos, el intestino grueso quedará saturado, permitiendo que gran cantidad de sustancias perjudiciales pasen al flujo sanguíneo, espesando y ensuciando la sangre y también los órganos irrigados. Para desintoxicar el intestino, y consecuentemente el cuerpo en general, hay que mejorar la dieta, reducir el consumo de alimentos acidificantes (alimentos de origen animal –incluyendo los lácteos-, azúcares y harinas refinadas, té, café, alcohol, frutas muy madruas) y elevar el consumo de alimentos alcalinizantes. Además, también puedes ayudar a tu cuerpo a detoxificarse con ayuda de los zumos verdes, caldos vegetales, infusiones de hierbas depurativas, tomando un vaso de agua con limón cada mañana en ayunas, o con terapias como la hidroterapia de colon.

11 Comentarios

  1. Me he tomado mi tiempo para leer este gratificante artículo. Yo hago lo que puedo siguiendo mi estilo Wellness Juice, hago todo lo posible, 3 dias a la semana 30km, evitar azucares y comer lo más sano posible,pero lo que más influye, para mi, es el estado de ánimo y aceptarse tal cual eres y reirte de tus defectos que, para mi, son los que no hacen diferentes a los demás, nos hacen especiales.
    Voy a empezar también con ese vaso de agua con limón jeje!!!

  2. Ojito con la de la fruta madura, la fruta es el alimento la más alcalinizante (sobretodo los cítricos ), hay que comer más fruta que verdura , como un 60% de fruta un 30 % de verdura y un 10% de frutos secos y semillas, y siempre crudo !!!! sino perderá sus minerales y encimas al calentar por encima de los 38 grados y comeremos pura toxina y nuestro cuerpo tendra que hacer un esfuerzo para contrarrestar toda esa toxicidad que le estamos dando cogiendo como dice el articulo al alcalinidad de nuestro cuerpo para que haya un equilibrio con la acidez consumida y asi cambia nuestro PH y aparecen las diferentes enfermedades que vemos hoy en día.Y la fruta si es madura mejor, de esta forma se ira MUY BIEN AL BAÑO, sin ningun problema, hablo por mi experiencia…

Publica un comentario