10 SUPER BEBIDAS VEGETALES

Aviso, el post de hoy va a ser corto pero intenso. No me voy a enrollar mucho en temas nutricionales, los que me soléis leer ya sabéis la importancia que le doy a llevar una alimentación limpia, con alto porcentaje de crudo, depurativa y energética. Pero también al estilo de vida, para poder aprovechar todo el potencial que tenemos. Y eso amigos, sólo se consigue con hábitos y compromiso.  Y no me valen excusas como las de no tengo tiempo. Digamos que preferimos utilizarlo en otros asuntos. Entonces ahí ya nos estamos haciendo responsables de nuestras decisiones, que son las que van a determinar nuestra realidad, nos hacemos conscientes. Y la buena noticia es que al poder pasa a nosotros, no al exterior. Así que si no te gusta algún aspecto de tu vida, haz una estrategia para cambiarlo. Enfoca tiempo, energía y recursos a ese objetivo y no hay secreto, se cumple. No pierdas tiempo, ahora mismo (después de leer el post, claro)

Y los hábitos son un reflejo de nuestra vida queridos. La manera en la que nos relacionamos con nosotros mismos y con el mundo exterior es una actitud ante la vida, una forma de mover la energía, de entender el mundo. Por eso las personas de éxito y felices suelen cumplir determinados patrones. Por ello si comenzamos por alimentarnos de manera sana y cuidarnos, es muy probable que acabemos cambiando más aspectos de nuestra vida, porque estamos transformándonos a nivel interno. Y luego, aviso, es un no parar. La vida se convierte en algo maravilloso, en una búsqueda de la excelencia. En oportunidades. En situaciones para evolucionar en todos los niveles, ser mejor persona, vivir más feliz, trabajar en algo que te gusta, preocuparte por los demás, quererte, conocerte, generar abundancia y, por supuesto, recibirla (de este tema hablaré largo y tendido en otro post). Y como tanto la evolución como la abundancia son infinitas… de qué hay que preocuparse?

¿Así que por qué no empezamos por algo tan sencillo como cambiar los desayunos? Sabéis que me encanta desayunar batidos verdes o zumos, pero últimamente le he cogido el gusto a las bebidas vegetales. Podéis hacer vuestra propia leche a base de frutos secos o semillas, (son 5 minutos como explico en este post), y además convertirla en una bebida enriquecida y altamente nutritiva. Hoy os propongo varias recetas para probéis. Son cortas, pero intensas, (batir y listo) Algunas llevan chía, en este caso os animo que probéis tanto batida para darle espesura a la lecha,  como añadiéndola al final y esperando 10  minutos a que se activen. Las podéis tomar tanto frías como un poco calientes. Todas están enriquecidas con frutas,   superalimentos, especias, y endulzadas con endulzantes naturales (estevia, azúcar de coco, dátiles)

Dependiendo del hambre que tengáis tomad más cantidad, añadir más semillas para hacerla más contundente y cremosa, o más frutos secos para hacer la base de la leche. Las podéis tomar del tiempo, más calentitas en invierno, fresquitas o en forma de granizado en verano añadiendo hielo picado. Como siempre os digo, yo os doy una base, una idea sobre la que vosotros podéis trabajar, modificar, añadir, experimentar… Al igual que la evolución, las posibilidades son infinitas.

Pues aquí van las 10 super bebidas vegetales, espero que os gusten!

bebida vegetal

  • 1 vaso de leche de avellanas, 1 cucharada de algarroba, 1 cucharada de azúcar de coco, 1 cucharada de semillas de chía, 1 cucharada de coco deshidratado, 1 cucharadita de canela, cardamomo.
  • 1 vaso de leche de alpiste, 1 cucharada de lúcuma, otra de bao bab, 1 cucharadita de maqui, 3 fresas, vainilla y un poquito de estevia
  • 1 vaso de leche de almendras, pulpa de medio coco fresco  1 cucharadita de cacao, 2 clavos, 1 pimienta de cayena, estevia.
  • 1 vaso de leche de nueces, media manzana, 1 cucharita de cáscara de limón, canela, un dadito de jengibre y 3 dátiles
  • 1 vaso de leche de castañas, 1 cucharada de mesquite, 1 de azúcar de coco, 1 cucharadita de maca, canela, y vainilla
  • 1 vaso de leche de almendras, 1 cucharada de algarroba, 1 cucharita de cáscara de naranja, pimienta negra y 1 clavo.
  • 1 vaso de leche de semillas de calabaza, 1 dado de jengibre, un trocito de piña, 1 cucharada de coco rayado, y
  • 1 vaso de hortacha (bebida hecha con chufas), 2 cucharadas de lino en polvo, 1 cucharada de «sucedaneo de café» soluble (suele ser a base de achicoria o malta), canela y estevia.
  • 1 vaso de leche de avellanas, 2 cucharadas de limón deshidratado, canela, 1 cucharada de mesquite, 1 cucharada de semillas de chía y 4 dátiles.
  • 1 vaso de leche de coco (batiendo el agua y la pulpa de un coco fresco), 3 dátiles, 1 cucharada de lúcuma, 5 arándanos, canela.

2 Comentarios

Publica un comentario